LA RELACIÓN ECONÓMICA ENTRE LAS FEDERACIONES DEPORTIVAS ESPAÑOLAS Y SUS PRESIDENTES

LA RELACIÓN ECONÓMICA ENTRE LAS FEDERACIONES DEPORTIVAS ESPAÑOLAS Y SUS PRESIDENTES

Nuestro ordenamiento prevé la existencia tanto de los contratos laborales como de los contratos mercantiles, siendo ambos igualmente válidos. Partiendo de este punto analizaremos en este artículo si en la relación económica entre las Federaciones Deportivas Españolas y sus presidentes, encaja más la figura del empleado  por  cuenta  ajena  con  su  respectivo  contrato  laboral  o  si  de  lo contrario podría ser igualmente válido un contrato mercantil como trabajador autónomo.

El presidente de una Federación Deportiva Española es definido en el artículo 13 del Real Decreto 1835/1991, de 20 de diciembre, sobre Federaciones Deportivas Españolas y Registro de Asociaciones Deportivas, como órgano de gobierno  y  representación, característica  que  comparte  con  la  Asamblea General. El artículo 17.5 del mismo Reglamento concede la posibilidad de que el presidente pueda ser remunerado siempre que sea aprobado por la mitad más uno  de los miembros presentes en la Asamblea General. De ello deriva la obligatoriedad de la federación de formalizar un contrato con el presidente donde se regule la prestación de servicios y retribución económica entre el mismo y la federación.

El contrato laboral procede si se cumplen las características previstas en el artículo 1.1 del Real Decreto Legislativo 1/1995, de 24 de marzo, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, según el cual la presente ley será de aplicación a los trabajadores que voluntariamente presten sus servicios retribuidos por cuenta ajena y dentro del ámbito de organización y dirección de otra persona, física y jurídica, denominada empleador  o empresario. Tanto la doctrina como la jurisprudencia han ido señalando como determinantes tales características para que de una relación de prestación de servicios se pueda predicar que se halla sometida al derecho del trabajo y, en definitiva, pueda ser calificada como <<contrato de trabajo>>.

Leer más...